Archivo de la etiqueta: temperatura

Nombres y temperaturas

 Miltonia Goodale Moir

Miltonia Goodale Moir es un híbrido registrado en 1954 por Woodlawn entre Miltonia flavescens y Miltonia clowesii. Ambos parientes provienen de la mata atlântica, la antigua selva sudamericana que bordeaba el continente, desde lo que es hoy el estado de Río Grande do Norte hacía el sur, pasando por Paraguay,  hasta desembocar en los restos de selva que quedan en la provincia argentina de Misiones. De todos los bosques atlánticos de sudamérica quizás sea el más esquilmado; apenas quedan pequeñas extensiones, algunas bajo protección, otras protegidas por la inaccesibilidad del terreno y altamente amenazadas.
Las especies que proceden de estos bosques, son las que actualmente se consideran del género Miltonia. Las especies emparentadas que provienen de los bosques andinos, con necesidad de temperaturas frescas nocturnas, se clasifican a día de hoy como Miltoniopsis (aunque en las floristerías son los híbridos de Miltoniopsis, con sus grandes flores, las que genéricamente se venden bajo el antiguo nombre de Miltonia).

Miltonia Goodale Moir

Miltonia flavescens, de flores grandes, estrelladas, con pétalos de color crema y un labio blanco con rayas y punto rojos,  aporta el tamaño y la forma de la flor. Miltonia clowesii, especie variable, aporta color y … diseño: combinación de colores de fondo y manchas.  Miltonia es un género que forma híbridos naturales con facilidad, pero nuestro híbrido no ocurre de forma natural en la mata atlântica, es una combinación artificial.
Miltonia Goodale Moir ha sobrevivido sesenta años desde que se registró en la rhs, lo cual da una idea de que forma tan espectacular combinan las flores de este híbrido primario diseño y colores.  La mayoría de los híbridos resultado de la producción industrial de orquídeas para el mercado de la floricultura, son reemplazados por nuevos cruces a los pocos años.

Miltonia Goodale Moir

Tuvo dos ayudas importantes nuestra Miltonia Goodale Moir.

La primera es que por alguna razón, los híbridos primarios de Miltonia son espectaculares pero, cuando a su vez se las usa como progenitores, los resultados casi siempre son mediocres. Tampoco son muy compatibles Miltonia con Miltoniopsis – hay híbridos, pero pocos. De forma que por su propia descendencia no les viene la competencia – de hecho, la mayoría de híbridos primarios de Miltonia, tanto los naturales como los artificiales, aun se suelen encontrar hoy día en las colecciones.

Miltonia Goodale Moir
Flores grandes de unos 8cm, ¿realmente serán Miltonia Goodale Moir?

La segunda ayuda vino por la temperatura. Y ayudó dos veces.
Las especies que ahora conforman el género Miltoniopsis, tienen flores blancas, moradas y rojas, con manchas centrales a modo de ‘máscara facial’ muy peculiar, que les dan un lejano parecido a las flores de pensamientos (Viola). Es la razón por su nombre vernáculo en inglés – ‘pansy-orchids’.

Miltonia Suzan Bogdonov
Odontonia (hoy: Oncidiopsis) Suzan Bogdanov (Odontonia x Miltonia [Miltoniopsis]), un híbrido complejo con Miltoniopsis, no sobrevivió al primer verano insular

Parecido aparte, las Miltoniopsis andinas aman el frescor nocturno (son de alta montaña), hibridizan muy bien entre ellas y géneros afines como Oncidium, Odontoglossum y Cochlioda, aportan el tamaño y el colorido de sus flores y su rápido crecimiento. Además transmiten cierta tolerancia a temperaturas bajas, algo que para los mercados europeos y norteamericanos de planta en maceta tiene obvias ventajas.
Una vez que se vieron los espectaculares híbridos entre Miltoni(opsis) y Odontoglossum a finales del siglo XIX, el avance de este grupo de orquídeas fue imparable.  Una de ellas, Vuylsteckeara Cambria (1931, Charlesworth) más tarde ‘prestaría’ su nombre a todo un grupo de híbridos complejos que se comercializan genéricamente como ‘Cambrias’.

(Para l@s que quieran entrar en este mundo de la historia de nuestras plantas actuales una advertencia. La mayoría de las especies que antes formaban el género Odontoglossum, actualmente se encuentran repartidas en otros géneros. Toda la alianza de las Oncidinae está en re-estructuración, así que hay que andar mirando también los nombres que ahora son sinónimos.)

Miltonia Goodale Moir
Las manchas marrones confluentes, la forma de la base del labio y los pliegues no son los típicos de Miltonia Goodale Moir ‘Golden Wonder’

Las Miltonias ‘brasileiras’  quedaron relegadas a un segundo plano. Pero lo que en la Inglaterra victoriana y entre las guerras mundiales fuera una ventaja relativa, en las viviendas de calefacción central de la posguerra – y el auge de las orquídeas como plantas asequibles al gran público – resultó ser una desventaja.  Poco a poco las especies que requieren de frío, frescor y máxima ventilación fueron reemplazadas por aquellas que están adaptadas a los ambientes más cálidos y sin tanta exigencia de ventilación.

Y volvieron las Miltonias y sus híbridos primarios.  Y los híbridos con Brassia, pero eso ya es otro tema.

Miltonia Goodale Moir
Desde luego, ‘Golden Wonder’ no es; habrá que esperar a una segunda floración antes de asegurar que tampoco es Miltonia Goodale Moir

La planta de mi colección también tiene un nombre clonal, ‘Golden Wonder’. Comparando – con mucho escepticismo – con las fotos de este clon que se encuentran en la red – como ejemplo las fotos firmadas por  nurelias –  ‘Golden Wonder’ se caracteriza por flores grandes, con manchas marrones que no suelen confluir y pétalos por lo tanto más amarillos que marrones. El contraste de los pétalos amarillos con alguna mancha chocolate hacía su base y el labio morado y blanco es impresionante. Las fotos de nurelias muestran además una forma del labio más cercano a M. clowesii con unas callosidades muy bien definidas.
Si la(s) planta(s) mostrada(s) por nurelias realmente representan el clon ‘Golden Wonder’ – nurelias suele ser bastante fiable al identificar las fotos que sube a la red – mi planta o directamente no es ‘Golden Wonder’ o ha sufrido alguna de las pequeñas mutaciones que son posibles en el proceso de meristemación. Otra posibilidad es que las temperaturas (altas) que tuvimos durante el desarrollo – bastante lento por cierto – de la vara y de los pimpollos, haya influido en el color.

Miltonia Goodale Moir
Base del labio y callos en este clon de ¿Miltonia Goodale Moir?

Las fotos que muestra el vendedor de mi planta – Claessen Orchideeën – ahora mismo bajo el nombre de M. Goodale Moir ‘Golden Wonder’, sin duda alguna NO SON ‘Golden Wonder’. Es más, las fotos muestran diferentes cruces. La flor con marcas rojas/anaranjadas superpuestas a la mancha morada basal no es  Goodale Moir y ni siquiera es Miltonia: se trata de una de las pocas Milmiltonia (Miltonia x Miltoniopsis), probablemente Milmiltonia Sunset. Lamentablemente el epíteto Sunset ha sido usado varias veces en Miltonia/Milmiltonia, tanto como nombre de grex (cruce) como para denominar clones. La confusión está servida.

Miltonia Goodale Moir
Si alguna de flores tuviera tan sólo una única mancha morada en el centro blanco del labio … ¡sabríamos más! Aun queda la quinta flor por abrir.

Hay una posibilidad más – a la que también hace mención la experta en orquídeas de infojardín: que la planta que ahora mismo florece en mi colección en realidad sea un híbrido de Miltonia Goodale Moir con Miltonia candida. Este cruce fue registrado en la rhs en 1996 bajo el nombre de Miltonia Bastian Widmer.
Se parece bastante. Suele tener manchas moradas en el centro del labio.

Miltonia cf. Goodale Moir
¿Miltonia cf. Bastian Widmer?

La quinta flor tampoco tiene manchas.
He escrito al vendedor. Ya veremos lo que contesta.

Las flores cada vez se parecen menos a Miltonia Goodale Moir  y más a Miltonia Bastian Widmer.

Se aceptan sugerencias.

 

μ

Anuncios

Sobre parámetros, factores y sinergía – II: aire y temperatura

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es fácil olvidarse de aquellos parámetros de cultivo que, de tan comunes, los tenemos siempre a mano. Luminosidad y sol, la humedad relativa, aire y ventilación y, finalmente, la temperatura – todos estos parámetros esenciales ya están ahí, cuando empezamos nuestra afición.
Cuando no son los adecuados para las plantas que queremos cultivar, nos toca modularlos hasta hacerlos coincidir con las necesidades de las plantas – ¡que no podemos cambiar! – : es lo que llamamos cultivar.
Ya vimos en la primera parte que la luz es imprescindible: aporta el alimento principal, la energía. Luego vimos que la humedad relativa del aire hace que el circuito del agua esté en constante movimiento dentro de la misma planta.
Ahora nos toca mirar el aire – omnipresente … en principio, y la temperatura.

∗∗

3. “El aire aporta el carbono.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Sin aire no hay CO

Si bien el aire que respiramos nosotros y las plantas está formado en su mayor parte de nitrógeno, este elemento -¡esencial! – no lo adquirimos directamente del aire. En cambio, el CO₂, que solo representa el 0,04 % de la atmósfera – aunque aumentando de forma drástica – , es el que las plantas necesitan para sintetizar y formar tallos, hojas, raíces, flores, frutos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos los tejidos de las plantas tienen como base el carbono, y, por extensión, todos los tejidos de todo ser vivo en la tierra.
Todos – incluyendo los tejidos muertos (maderas, turbas), como los tejidos fósiles (carbón, petróleo) – se han originado a través de una célula haciendo fotosíntesis:

6 partes de CO₂ + 6 partes de agua se convierten con la energía solar en una molécula de azúcar y 6 partes de oxígeno. 

Y todo esto con sólo 0,04% de CO₂ en la atmósfera (cuando yo iba al colegio, aun era un 0,033%). Resulta obvio, que las plantas tienen que estar muy bien ‘bañadas en aire’ para hacerse con una parte de esa traza de 0,04% de CO₂ y fijarlo! Detrás de una ventana cerrada, en una habitación poco ventilada, o en uno de los ‘mini-invernaderos’ el CO₂ disponible rápidamente es insuficiente.

Rüsseltiger

Un ventilador – puede ser un ventilador de PC – puede resolvernos un problema de aire estanco en un sitio cerrado, pero nada mejor que poder cultivar nuestras plantas al aire libre, por lo menos durante una parte del año. Es tanto más esencial el buen flujo de aire fresco cuando las plantas están en fase de crecimiento.

El aire en movimiento no sólo aporta el CO₂ tan esencial, además se lleva el agua transpirada (baja la HR), ayuda a la evaporación (baja la tº) y evita quemaduras.  Una buena ventilación prevé infecciones fúngicas y junto a la amplitud térmica propicia tejidos resistentes y sanos (muy visible en aquellas plantas que forman una cutícula cerosa).
Cuanto más cerrado sea nuestro entorno de cultivo (terrarios, vitrinas, etc.) más atención deberemos prestar a este parámetro

Recuerda:
Para un buen crecimiento de nuestra orquídea es esencial que esté perfectamente ventilada las 24 horas del día.

∗∗

4. “La temperatura regula la velocidad del metabolismo de las plantas.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

continuará …

sobre parámetros, factores y sinergía – I: luz y humedad relativa

mas alla - cubitos de hielo 1
Al tiempo que los foros de orquídeas se llenan de idioteces como regar con cubitos de hielo, mimar a plantas sin raíces con azúcar y vitaminas o mitigar el dolor de pseudobulbo con una aspirina – van quedando sepultadas bajo tanto mensaje  spam las páginas que contienen los conocimientos básicos sobre el cultivo de orquídeas (y, en el fondo, de cualquier otra planta cultivada en interiores).

Mientras nuestras plantas crecen bien, podemos darnos el lujo de algún experimento extraño. Pero cuando algo falla, es preferible saber el porqué y el cómo funciona cada cosa. Porque necesitamos comprender cómo adaptar tanta información al entorno concreto en el que vivimos nosotros y nuestras plantas.
parámetros 2 - vitaminas
Al fin y al cabo las plantas cultivadas tienen que sobrevivir bajo condiciones altamente artificiales y para ello dependen íntegramente de nuestra capacidad de traducir la teoría del cultivo a las necesidades innatas de nuestras orquídeas.

∗∗

1. “La luz es la necesidad primordial para toda planta verde.”

luz - mas alla 2
Sin luz no hay fotosíntesis.

Por mucho que reguemos, por mucho abono que demos – la planta al respirar gasta energía y si no la puede recuperar, morirá. No es posible sustituir la energía que aporta la luz por otra energía, por ejemplo subiendo la temperatura. Al contrario: al aumentar la temperatura la planta respirará mas y morirá antes.
parámetros 4 - luz
Que nosotros veamos luz y estemos a gusto no significa que la planta tenga luz. En un día de máxima luminosidad (cielos despejados con pocas nubes, al mediodía) la luz que llega a la mesa del living no sirve para que crezca una orquídea. Pero ojo: las ventanas pueden ser trampas de calor cuando el sol da de lleno por las tardes (orientación sur y oeste, hemisferio norte) o por las mañanas (orientación sur y este, hemisferio norte).

parámetros 4 - distrib-luz
Luminosidad en % de la luz que entra en una vivienda. Verde claro 85% de luninosidad y verde oscuro 65% de luminosidad del total de la luz que hay en el exterior (=100%)

El orquideófilo  Franscisco Deusvando lo ha plasmado muy bien en uno de sus videos “si no puedes darle luz a tu orquídea, para la mesa de tu salón mejor te compras una Phalaenopsis artificial.”
Por otro lado, l@s que tengan la suerte de poder cultivar en el exterior al menos durante parte del año, tendrán que procurar sombra para proteger sus plantas frente al sol directo, previniendo quemaduras y colapsos por calor, ya que la luz solar siempre viene con una parte de calor.

parámetros 5 - sombra
Arbustos y pequeños árboles pueden ser buenas opciones para dar sombra (Schefflera actinophylla)

El grado de sombra – o la cantidad de luz –  que nos exigen las plantas vendrá dado por la especie de orquídea y por la latitud en la que cultivemos. Una planta como Rhyncholaelia digbyana no florecerá si no recibe sol directo durante una parte del día; un Telipogon en cambio no sobreviviría un solo día bajo las mismas condiciones.

parámetros 6 - sombra
Cualquier tipo de malla puede servir para reducir la luminosidad a valores óptimos para nuestras plantas

Es probable, que en un alféizar de un país nórdico, nunca consigamos satisfacer las necesidades de una Rhyncholaelia. Por lo tanto elegiremos aquellas especies cuyas necesidades podamos cumplir.

Recuerda:
Para un buen crecimiento de nuestra orquídea tenemos que darle la cantidad de luz que necesita durante unas 10 horas al día.

∗∗

2. “La humedad relativa es necesaria para mantener en movimiento la circulación del agua en las plantas.”

mas alla 3 - humedad relativa
El motor que consigue levantar el agua desde el suelo hasta la copa de un pino es … la humedad relativa del aire.
(Espero que me perdonen los físicos, los químicos y los biólogos esta necesaria simplificación: la humedad relativa es, junto a la temperatura, el único parámetro que la mayoría de los orquidófilos conoce y tal vez incluso mide. ¿O sabrían entenderme si empiezo a hablar de los potenciales hídricos Ψ ? Pues eso: ¡disculpas!)

A todos nos es familiar que el agua fluye de donde hay más a donde hay menos. Esta muletilla nos ayudará a entender algunos de los complejos mecanismos que mantienen vivos a nuestra plantas, no la olviden.
Nuestras orquídeas transpiran. Por las hojas (a través de sus minúsculas ‘ventanas’ – los estomas  – en la parte inferior de cada hoja, transpiración estomacal) y también por las demás partes de la planta aunque en mucho menor grado (transpiración cuticular). El agua pasa de una célula llena de agua, turgente, al aire. Esto crea una fuerza de succión, pues el agua quiere seguir fluyendo – ¡evaporando! – desde dónde hay mucha (célula) a donde hay menos (aire). Y esta fuerza succiona el hilo de agua que va desde la raíz hasta el estoma de la hoja. Aunque esté a 45m del suelo en el caso del pino … o por los 120m en los árboles más altos! (Imaginen las fuerzas que hay detrás de este motor, capaz de hacer fluir enormes cantidades de agua en contra de la fuerza de la gravedad hasta alcanzar estas alturas!)

parámetros 9 - humedad relativa
Una garrafa de agua reciclada se convierte rápidamente en una pequeña grow-box que nos permite un máximo de humedad relativa

La velocidad a la que marcha este motor depende de la luz, de la fotosíntesis, de la temperatura del aire y de la temperatura de la hoja, de la cantidad de estomas abiertos, de la cantidad de estomas en general, del viento, de … muchos otros factores … y de la humedad relativa del aire que baña nuestras plantas. A menor humedad relativa, más rápido pierde agua la planta … y el agua fluye más rápido a donde menos hay  y como ninguna planta se arriesga a morir de sed, cierra los estomas y reduce la evaporación a mínimos.

En el aire frío se disuelve mucha menos agua que en el aire templado. Unos pocos mililitros más o menos rápidamente se convierten o en rocío mojante y frío por la mañana (peligro de enfermedades fúngicas) o en aire seco al mediodía (pérdida de varas y pimpollos). Conocen muy de cerca esta dificultad de mantener la humedad relativa alta los que cultivan en zonas de inviernos fríos.

oarámetros 10 - humedad ambiental
Raíces, yemas, pimpollos y flores son las que más se benefician de una alta humedad ambiental

Los higrómetros, esos chismes que miden la humedad relativa del aire suelen indicar que la sensación de bienestar humana está entre el 40 y  el 60% de humedad relativa. Para una orquídea ¡esto es la sequía! Sin una humedad relativa moderadamente alta, nuestras orquídeas ‘funcionan’ en modo alerta roja evitando respirar.

Pero mientras que la luz no puede sustituirse por ningún otro parámetro que no sea otra fuente de luz, ¡está en nuestras manos modelar de muchas formas la fuerza del motor que mantiene en constante movimiento el circuito del agua (y a la vez el circuito de los nutrientes)!

Recuerda:
Para un buen crecimiento de nuestra orquídea tenemos que darle unos valores altos de humedad relativa durante la mayor parte del día.

a

Ψ