Archivo de la etiqueta: Phragmipedium

Siglo y medio de historia

sedenii 1

James Herbert Veitch: Hortus Veitchii, 1906.

Faltan siete años.  En 2022 se cumplirá el 150 aniversario de la primera floración documentada de Phragmipedium Sedenii, un híbrido entre dos especies colombianas de Phragmipedium. El cruce entre Phragmipedium longifolium y Phragmipedium schlimii se realizó en Inglaterra, en el departamento de hibridaciones de la famosa jardinería Veitch. Aunque llamar ‘jardinería’ a esta empresa es quedarse corto en todos los sentidos; hablar de Messrs. James Veitch & Sons Nurseries es hablar de botánica con mayúsculas.

Phragmipedium Sedenii 'Carlos' 1

John Seden fue el jardinero que realizó este cruce y en su honor recibió el nombre este híbrido. Fue el primer cruce de orquídeas hecho por John Seden que llegó a florecer, y el segundo jamás realizado dentro del género PhragmipediumPhragmipedium Sedenii es una planta vigorosa, grande, con una vistosa floración, bastante variable en su color; var. candidulum fue el nombre dado a la variante clara, casi blanca; y var. porphyreum fue el nombre para aquellas otras de tonos púrpura. Se otorgaron muchos más nombres, pero actualmente todos estos nombres son considerados sinónimos de Phragmipedium Sedenii.

Phragmipedium Sedenii 'Carlos'

Hace siete días fue mi cumpleaños, y entre los regalos se encontraba una planta de Phragmipedium Sedenii, clandestinamente ‘organizada’ por algunos amigos y amigas del foro de orquídeas, que con alegría y a la vista de todos consiguieron guardar el secreto y dar la gran sorpresa del día. Que una planta con un origen tan distante  – siglo y medio se dice pronto – llegue a nuestros días y a nuestros cuidados es poco común. Muchos de los primeros cruces han sido reemplazados por otros posteriores de más vigor y más colorido, hasta llegar a los híbridos complejos de nuestros días. Que un cruce primario se rehaga – ¡durante ciento cincuenta años! – y que siga siendo atractivo a nuestros ojos e incluso mejor que los cruces que a su vez se hayan podido realizar con el, demuestra una cualidad especial.  Demuestra que ha sido capaz de competir y defender su lugar frente a la vorágine de híbridos, cada vez mas modernos, producidos de año en año para un mercado de plantas y flores que poco tiene en común con aquel de la era victoriana.

Phrgamipedium Sedenii 'Carlos'

Cuando se realizó el cruce, Phragmipedium schlimii era el único zapato de venus sudamericano conocido de color rosado. Y aunque todas las especies tienen flores vistosas, sus flores de tonos terrosos, verdes y pardos mayoritariamente, apenas atraen el interés del gran público. Aumentar el tamaño de la flor y profundizar el color  rosado y rojo cereza  de su ancestro fue uno  de los  atractivos de Phrag. Sedenii y de dos de sus descendientes: Phrag. Calurum (x longifolium) y Phrag. Cardinale (x schlimii). Aun así nuestra planta y todo el género paulatinamente fue cayendo en el olvido, en un sueño de bella durmiente, que duraría casi cien años.

Fue en 1981 cuando llegó el  beso del príncipe: en Perú se descubrió una nueva especie, que no solo fue una sensación en el mundo científico, sino que logró despertar nuevamente el interés de los horticultores por todo el género Phragmipedium. El atractivo color naranja de la recién descubierta Phragmipedium besseae, el tamaño manejable de la planta y su facilidad de cultivo llevaron a una verdadera explosión de nuevos cruces que cumplieron con creces la expectativa puesta en – ¡por fin! – un color nuevo en la paleta de las hibridaciones. Y la nueva especie no vino sola; trajo con ella una variante netamente amarilla y con Phragmipedium dalessandroi una especie/variedad de flores naranjas en varas ramificadas.
El reavivado interés por los Phragmipedium a su vez alentó las esperanzas de encontrar otras especies nuevas y efectivamente,  en los siguientes años se descubriría una especie nueva cada pocos meses.  Y lo mas espectacular estaba por venir: el descubrimiento de Phragmipedium kovachi (2002), andina, peruana,  con una enorme y majestuosa flor de un color nuevo y nunca antes visto en el género …

A Phragmipedium Sedenii le han salido poderosos rivales.
De momento, los híbridos primarios con Phragmipedium kovachi no han conseguido desbancar a nuestra protagonista, que sigue ganando en vigor y facilidad de cultivo, número de flores por vara y por su flor grande, armoniosa y de colores limpios.  Es mas, el nuevo interés en el género también ha repercutido favorablemente en la disponibilidad de Phragmipedium Sedenii en los viveros especializados, siendo sensiblemente mas económica que las especies besseaekovachi y sus respectivos híbridos, que alcanzan precios prohibitivos para la mayoría de aficionados – como en aquellos tiempos de John Seden.

(Veréis que las fotos no se corresponden precisamente con la calidad de las flores que constantemente menciono en el texto… la naturaleza hace lo que quiere y obviamente esta vara está tocada y me está regalando pequeños patitos feos. Iré editando con las próximas floraciones.)

Anuncios

Todas las zapatillas rojas

Phragmipedium Mem. Dick Clements 1

La primera, 29 de enero de 2015. 8,9cm X 7,2cm. En flor 23 días.

Phragmipedium Mem. Dick Clements 2nd flower

La segunda flor se abre el día 9 de febrero. 9,2cm X 7,2cm. Esta flor donó el polen para polinizar la siguiente flor de la vara. Aun así duró 24 días.

Phragm. Mem. Dick Clements 3ª

La tercera flor abre el 20 de febrero. 8,6cm x 7,4cm. Polinizada a los 10 días de edad, al contrario de lo usual en Phragmipedium, la flor poco a poco fue marchitándose hasta caerse a los 17 días.

MDC 4ª flor

La cuarta flor abre el uno de marzo, mide 8,9 x 7,0 cm. Polinizada a los diez días con polen de la quinta flor recién abierta. Se cae a los veinte días, marchita.

Memoria Dick Clements 5th flower

La quinta flor abre el día 10 de marzo. Dona el polen a su antecesora. Solo dura 14 días.

Phragmipedium Memoria Dick Clements

La sexta flor abre el día 20 de marzo. Por poco tiempo tres flores al mismo tiempo floreciendo en la vara.

Phragmipedium MDC seventh flower

La séptima flor abre el día uno de abril. 8,9 x 7,2 cm. Parece que ambos intentos de polinización han tenido éxito. Tanto con el polen joven sobre estigma de flor de mas de 10 días como de polen de mas de diez días sobre estima de flor recién abierta.

Phragmipedium Mem. Dick Clements 8ª

El día trece  de abril se abre la octava flor; 8,6 x 7,0 cm. Durará 20 días.

La novena flor se abre el 30 de abril. Mide 8,5 x 7,5 cm, dura 17 días. Entre esta flor y la décima hay dos días sin flor. Mientras, las dos cápsulas van creciendo.

Memoria Dick Clements, 10ª flor

La décima flor se abre el 19 de mayo. 8,2 x 7,0 cm. Dura veinte días.Por primera vez en esta planta, habrá una onceava flor en esta vara!

mdc

Andean Fire

Phragmipedium Andean Fire 1Preparando una nueva vara. El año pasado floreció a principios de septiembre.  Phragm. Andean Fir 29.05 2Una semana mas tarde – 29 de mayo – ya está asi. Phrag. Andean Fire 4Y el 19 de junio ya se ve el primer pimpollo.

Phrag. Andean Fire 5Ya vamos por el cuarto pimpollo – que es el primero que abrió, el día 16 de agosto. Al principio pensé que sería falta de humedad, en un verano no muy caluroso, pero soleado.
Pero no, son los habituales visitantes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La flor es muy pequeña, muy rosa, con manchas blanquecinas y no abre bien. Debajo de la bráctea están los culpables. Bien protegidos por los pelos, campan a sus anchas. Imposible llegar con las ‘herramientas comunes’ en este caso, a saber: un cepillo de dientes, un pincel, un mondadientes de madera. Incluso los remedios caseros, con mucho ‘mojante’ – tres gotas de lavavajillas en vez de media gota – no llega  a todos los malhechores. Entre los pelos se quedan atrapadas muchas burbujas de aire, sitio de sobra para que siempre sobreviva prole suficiente para seguir infectando la planta.

phragmipedium Andean 6

Los que no reparan en venenos ahora mismo elegirían un pesticida sistémico. Yo ya he elegido. Cuando se caiga la flor cortaré la vara.

  Phragmipedium Andean Fire 2015

 En octubre 2015 vuelve a florecer. La planta se ha resentido mucho y le ha costado crecer y eso que lleva mas de un año libre de plagas. No es la primera vez que observo esta conducta en orquídeas, como si las algodonosas inyectaran alguna sustancia que retardara cualquier tipo de crecimiento.

Phragmipedium Andean Fire

La flor es mas pequeña – 6,7 x 5,5 cm – y toda la vara es menos boyante. Aunque pequeña, la flor es perfecta.

Mis primeros zapatos rojos

Phragmipedium Mem. Dick Clements
Al sacar esta planta del embalaje en la que llegó, ya venía con vara floral y dos flores abiertas. Algunos daños lógicos por la semana a oscuras. Finalmente se abre la primera flor que ha podido desarrollarse con luz y sol – y realmente es roja, muy roja, brillante y peluda. ¿Qué mas se puede pedir? Es la tercera flor de esta vara, y aun hay pimpollos creciendo.

Phragm. Mem. Dick Clements flower countEl género Phragmipedium suele tener varias flores por vara – ambas especies que forman este híbrido son multiflorales, de forma que poco a poco se irá abriendo un pimpollo tras otro. Cada flor se mantiene de dos a tres semanas, coincidiendo hasta tres flores abiertas. Cuando se caen, parecen frescas, sin signos aparentes de marchitarse.

Phragmi Mem dick cle marchitaEsta flor estuvo floreciendo 17 días. No presenta signos visibles de estar deteriorada, y mantendría su forma en un bol con agua unos pocos días mas. En la vara mientras tanto ya se ha abierto la que probablemente será la penúltima flor de esta temporada. Contando que habrá ocho o mas flores, esta vara estará en flor mas de tres meses.

Phramipedium Mem Dick Clements 5La octava flor de la vara. Después de abrir, las flores siguen creciendo un poco hasta llegar al tamaño máximo de 8,8 x 6,9 cm. Las últimas flores son apenas mas pequeñas que las primeras.

Phrag. Mem DC 6Entre la octava flor y esta, que presumiblemente será la última de la vara, hubo unos pocos días sin flor. El pimpollo al principio muy pequeño ha desarrollado una flor perfecta. La planta ha estado en flor mas de 100 días.

Phragmipedium 6Después de la floración el brote joven ya tiene varios cm – es bastante grande – pero aun no tiene raíces propias. Buena ocasión para cambiar de sustrato. Ahora toca podar las raíces mustias,  y lavar el sustrato, que se puede reutilizar al ser picón – gravilla volcánica – y lana de roca, para otro futuro trasplante.  De hecho, como el sustrato no se descompone de año en año, la razón por la que conviene cambiar el sustrato cada año está en toda la materia orgánica que sí se descompone: la propia planta – raíces y rizomas, las algas, los musgos y pequeños helechos que crecen en la maceta transparente, las partículas orgánicas aportadas con el riego y la inmensa flora bacteriana. Al sacar el sustrato de la maceta se aprecia enseguida el olor agrio típico de lugares siempre húmedos  colonizados por algas.

Phragmipedium 7Siempre es bonito ver que la base de la planta está sana y libre de cicatrices o manchas. Y claramente se puede ver que el nuevo brote – a la derecha – aun no tiene ninguna raíz propia. La mayoría de las especies de Phragmipedium  crecen en lugares muy humedos, con las raíces parcialmente sumergidas. Es uno de los pocos géneros de orquídea que tolera estar con sus raíces en el agua, algo que por ejemplo mataría a un Paphiopedilum en poco tiempo. Razón de mas para vigilar que nunca haya ni el menor rastro de podedumbre o un  crecimiento excesivo de algas. La algas se evitan fácilmente colocando un posamacetas negro en frente de la maceta transparente o usando una segunda maceta opaca. Evita la entrada de luz y que se caliente la maceta transparente y el sustrato con las raíces estando al sol.

Phragmipedium 8Recién plantada en sustrato fresco, con los pies en el agua, todo preparado para una nueva temporada.  El agua se cambiará a menudo y ¡nunca jamás estará la planta sentada en agua abonada! Los abonos se harán aparte, por ejemplo sumergiendo la maceta en agua abonada, y luego pasaran las macetas a su lugar habitual con agua limpia. Y evidentemente, nunca se abonará una planta recién trasplantada.

Hay un indicador de que algo en el cultivo va mal: necrosis en las puntas de las hojas  que seguirán aumentado, secándose la hoja lentamente. Indica una concentración (demasiada) alta de sales – abono – en el agua/sustrato.  También puede indicar demasiada sequedad en el sustrato (que fisiológicamente para la planta es el equivalente). Phragmipedium Mem. Dick Clements 9
A los once meses vuelve a florecer en el brote nuevo. Las temperaturas mas bajas que hemos tenido durante el comienzo de este invierno efectivamente tienen un efecto deseable: intensifican los colores.
Phragmipedium Mem Dick Clement 10
Aun está en flor, pero ya hay un nuevo brote fuerte esperando su turno. Una segunda yema brevemente asomó con una punta verde, pero finalmente solo se ha desarrollado un brote.

mdc