Archivo de la etiqueta: Encyclia

Lost – pérdidas tontas

Cattleya maxima Cattleya violacea
Cattleya maxima x C. violacea = C. Walther Wolff; es esencial guardar el ritmo de riegos y períodos secos para no perder todas las raíces en el género Cattleya y ser muy prudente con los abonos orgánicos

No solemos presentar las plantas que se nos mueren. En los foros acaso pedimos ayuda urgente, con foto incluida de hojas mustias, de cualquier Phalaenopsis sin nombre. Pero las plantas de coleccionista, caras y menos frecuentes, difíciles de conseguir si no vives cerca de un productor, las que son exigentes en su cultivo –  esas plantas solo aparecen en portada cuando están en flor, espectaculares, llamativas y sobre todo: vivas.

Hemos de asumir que la primera razón para la pérdida de una planta – tanto las especiales como las ‘del montón’ –  se debe al mal cuidado por nuestra parte. Posibles ‘colapsos mesofílicos’, ‘raíces encharcadas’ o las temidas ‘infecciones fúngicas y víricas’ son tan solo síntomas secundarios. La falta de atención o de conocimientos por parte del aficionado son las razones que paulatinamente han llevado a que se debilite esa planta que finalmente perderemos presa de una infección oportunista y secundaria.

Contra eso no hay fitofármaco que valga.

Laelia anceps
Laelia anceps, muerta en el segundo invierno por no prevenir que se mojaran repetidas veces las raíces al cultivarla al aire libre. Estas Laelias forman raíces una o dos veces al año y lo ideal sería cultivarlas sobre un tronco – cada raíz vale su peso en oro…

Pero si hay otras muchas cosas que podemos hacer.
Empezamos antes de adquirir nuestra orquídea: ¿Qué planta escogemos y dónde la compramos?
Cada planta, cada orquídea tiene ciertas necesidades vitales específicas, según su origen. Para algunas – las que tienen una distribución amplia incluyendo regiones con (micro)climas diversos – estas condiciones buenas para su crecimiento son amplias. Otras en cambio, adaptadas a un entorno específico, requieren de estas condiciones específicas para poder sobrevivir en cultivo.
Las plantas no se adaptan a nuestras condiciones – somos nosotros los que tenemos que adaptar el lugar de cultivo a las necesidades de nuestras plantas.
Elegiremos las plantas a las que nosotros nos podamos adaptar.

Oncidium tigrinum
El espectacular Oncidium tigrinum proviene de zonas altas de Mexico y necesita de noches francamente frías por lo menos durante su período de reposo para formar bien su nuevo pseudobulbo. Al faltar el frío, las yemas no prosperan. Solo consiguió florecer una vez.

Independientemente de donde vivamos siempre es preferible adquirir nuestras plantas en un vivero especializado. Con esto nos aseguraremos en gran medida que las plantas no provengan de extracciones ilegales. Además de que plantas extraídas directamente de la naturaleza son difíciles de cultivar, las especies de orquídeas terrestres y epífitas están protegidas por ley, tanto a nivel nacional como por regulaciones internaciones (CITES). Para híbridos no existen estas restricciones.
Los híbridos suelen ser mucho más vigorosos que las especies – para los que comienzan con la afición ¡son la mejor opción!
Al comprar en mercados, grandes cadenas o incluso en floristerías tenemos que tener en cuenta, que no sabemos cuánto tiempo y bajo qué condiciones – pésimas en luz y ventilación, eso es seguro – han estado las plantas en los mostradores y previamente en los contenedores del transportista. Es frecuente que estas plantas pierdan los pimpollos o incluso que pierdan la floración y alguna hoja cuando lleguen a casa. Envueltas en plásticos, y con nula ventilación, cualquier hongo se siente a gusto. Marcas redondas y negras en las hojas, lunares grises en las flores, son los característicos daños.

Zygopetalum híbrido
No pude resistirme al perfume de este Zygopetalum híbrido sin nombre, a pesar de que la planta estaba muy tocada, la compré. Zygopetalum, siempre propensos a tener manchas en las hojas si la ventilación no es máxima, se resienten rápidamente si no tienen un sustrato aireado. No conseguí erradicar el hongo que llevaba de origen.

Al pedir plantas por catálogo – internet – hay que extremar las cautelas. Como novat@ jamás pediremos plantas a través de plataformas de venta online. La probabilidad de pifiarla son inmensas! Hay grandes productores de orquídeas en muchos países, hay pues en dónde elegir de forma segura y a buenos precios. Cuántos menos intermediarios haya hasta que la planta llegue a nuestra casa, mejor. Más fresca la planta y por lo general, el precio también será el mejor comprando directamente al productor.
No nos dejemos engañar por las fotos en internet: solo elegiremos plantas que podamos cultivar! Por muy bonita que sea la foto de alguna planta tropical – si no podemos ofrecer condiciones tropicales, la perderemos inevitablemente.

Paphiopedilum Clair de Lune 'Edgard van Belle'
Si ya da rabia perder a cualquier planta un poco especial, más rabia da perder una planta cara, con historia y pedigrí como este Paphiopedilum Clair de Lune ‘Edgard van Belle’ por una razón tan tonta como no vigilar el exceso de luz.

Siempre es aconsejable leer cuanto uno pueda leer y empaparse de información antes de comprar. Hoy en día internet proporciona la herramienta casi perfecta para acceder a toda la información necesaria. Lamentablemente internet no solo da acceso a la información, sino en mayor medida a la desinformación: cualquiera puede publicar, sin necesidad de probar la veracidad de lo publicado, cualquiera puede ‘copiar y pegar’ sin citar las fuentes.
Este trabajo de contrastar la información nos toca a nosotros.

¿Como hacer semejante tarea, de la que antes se ocupaban las editoriales?
Pues a) volviendo a los libros o b) buceando aun más en internet comparando cuántas más páginas mejor. Dando preferencia a páginas y entradas en los foros que tengan un mínimo de rigor científico y comparando las mismas (!) páginas de alguna wiki pero en distintos idiomas, poco a poco conseguiremos distinguir la paja del grano.

Luego toca creerse lo leído y hacer caso  … y si casi todos coinciden que los Paphiopedilum prefieren la penumbra, pues …

Los parámetros de cultivo – temperatura, luz, humedad relativa, ventilación, agua –  no se pueden sustituir por abonos o fitofármacos.

Angulocaste Joiceyii
Si un brote a medio crecer deja de crecer pero sigue igual de verde – ¡alarma! En este caso de Angulocaste Joiceyii unas orugas habían ahuecado las bases de todos los pseudobulbos, no quedando ninguna yema viable. Hay que controlar la idoneidad de los sustratos.
Brassophronitis Edna
Imperdonable dejar crecer en la misma maceta una hierba que compacta el sustrato después de haber ‘amamantado’ unos pequeños seedlings de Brassavola nodosa x Sophronitis coccinea durante más de dos años.
Iwanagaara Apple Blossom 'Tigerdee'
Que una planta sea extremadamente vigorosa – herencia de Caularthron – no significa que se la pueda perder de vista: unas semanas de sequía en verano la convirtieron en presa favorita de cochinilla (Diaspidae, Coccoidae), y adiós Iwanagaara Apple Blossom ‘Tigerdee’
Encyclia adenocaula
Encyclia adenocaula, bellísima mexicana, no tolera ni riegos en exceso ni abonos copiosos: reacciona con la podredumbre del brote en crecimiento, y, como muchas Encyclias, le cuesta brotar de yemas antiguas.
Laelia flava
Laelia flava, una de las Laelias rupestres, se cultiva bien a pleno sol. Compactas y suculentas son muy resistentes, pero a la larga, la humedad ambiental no fue la necesaria para crecer con vigor. Inmediatamente las cochinillas invadieron el rizoma oculto en el sustrato.  La planta formó varios brotes ‘de pánico’ que no fueron capaces de enraizar: las cochinillas inyectan una toxina que provoca malformaciones y impide el crecimiento radicular.

 

Λ

”  – Where do vanished orchids go? –
In nonbeing, which is to say,
everything. “

minerva mcgonagall

Anuncios

Crecer sin maceta

cestos 1

cestos 2

cestos 3

cestos 4

cestos 5
La inmensa mayoría de las orquídeas comúnmente cultivadas son epífitas, es decir, en origen crecen encima de otra planta, casi siempre arbustos o árboles. Es esa también la razón por la que la raíces de las orquídeas prefieren un sustrato de cultivo con mucha capacidad de aire. Una forma de proporcionarles este sustrato, o mejor dicho, un soporte del que se pueden apropiar según su gusto, es plantándolas dentro de un cesto.
1. Se eligen las ramas y se cortan al tamaño deseado. Hay muchos árboles cuya poda se puede usar, estas son de Solanum  y Salix (Sauce). Muy buenas son también ramas de tilo, avellano, acebuche, etc. Otras sin embargo se deshacen rápidamente o se plagan de orugas, como por ejemplo poda de Hibiscus.
2. Se taladran los trozos de rama a cada extremo con un taladro de madera fino. El cesto mas simple – y el mas fácil de hacer – es el cuadrado. Todos las ramas tendrían el mismo tamaño. La cantidad de ramitas define la altura del cesto. En este caso he optado por un cesto de seis lados.
3. Con un alambre se ensarta de abajo hacia arriba la primera fila de ramas. Como este cesto tiene seis lados, hay seis alambres. Los lados de este cesto no son iguales entre si; hay tres lados largos y tres lados mas cortos. Además, el tamaño de la ramas va creciendo hacia arriba. Es aconsejable, que este aumento no sea mayor a medio cm por fila. De otra manera quedaría visible el alambre.
4. Cuando la primera doble fila está ensartada, se cierra el círculo (hexágono). No todas las ramas son iguales. Queda mas estético (y es mas fácil de hacer) cuando las ramas que están al mismo nivel son iguales, usando el mayor grosor o en fondo o en el borde superior. Ramas curvadas se pueden usar; se ensartan con la curvatura hacía afuera. También se pueden elegir las ramas por su forma en la que han crecido: esto ya es arte mayor.
5. Llegados a la última fila, se ‘cierra’ el alambre formando una horquilla cerrada o ensartando un abalorio. Hay que elegir muy bien el tamaño de las ramas. El cesto acabado suele ser mucho mayor de lo que se podía intuir. Si hay que cambiar de tamaño, es ahora el último momento posible, antes de formar los ojetes y cortar el alambre sobrante!
cestos 6

cestos 7

cestos 8

cestos 9
6. El cesto colgante puede tener varios tipos de suspensiones a elegir.  Al formar el ojete ya tenemos los puntos donde enganchar la suspensión del cesto. En el caso de este cesto puedo optar por seis o por tres. Si elijo suspensiones de distinto largo, incluso podemos inclinar el cesto (por ejemplo para alguna Phalaenopsis). Una opción que queda muy estética y ‘natural’, pero poco práctica a la hora de regar.
7. Para poder llenar el cesto con sustrato, hay que tapar el fondo. Para este fin podemos optar por cualquier material que sea resistente a la humedad y al peso que va a tener el cesto en su interior. Desde conchas marinas (para orquídeas que toleran o incluso necesitan cal) hasta mallas de alambre. Lamentablemente no funcionan las fibras de palmera de la palmera canaria. Aunque lucen muy bonitas, se deshacen en pocas semanas. Si son muy aptas las fibras de la palmera Livistona.
8. Una vez listo el nido, ya se puede plantar. La orquídea a trasplantar estaba en un cesto hecho de ramas de Hibiscus. Urgía el trasplante. Con suavidad – siempre hay alguna raíz que se parte – se saca a la planta del cesto viejo, si fuera necesario se deja alguna rama pegada a las raíces.
9. Encyclia diurna en su nuevo cesto. Limpia y reluciente, ya solo falta la suspensión.
cestos 10

Ω

La mas hermosa

Euchile mariae 2013 1Y como cada año por mayo, volvía a preguntar: “Espejito, espejito en la pared, dime una cosa: ¿quién es de entre todas la mas hermosa?” 

Y el espejo le contestaba, invariablemente: “Vos sois la mas hermosa”.Euchile mariae 2Cuatro a cinco flores como máximo es lo que porta cada vara de Euchile mariae. Los pimpollos son verdes, cubiertos de una cera azulada, al igual que  los brotes tiernos y  las hojas. La vara aparece súbitamente y crece con rapidez hasta que empiezan a despuntar los pimpollos. Lentamente van engrosando sin cambiar de color. Pronto empezarán a inclinarse y a colgar, indicando que la floración es cuestión de pocos días.

Euchile 3Ya casi estamos allí. Los pimpollos están a punto de abrirse, el espectáculo a punto de empezar. Las flores tendrán un tamaño de 9,0 x 7,0 cm, el labelo tardará unos días hasta alcanzar su tamaño final. Una vez desplegado parece inverosímil que cupiera en el pimpollo.

Euchile 5Euchile 6Euchile 7Blanca como la nieve, verde como una manzana y hermosa como el amanecer.   

Euchile 8Euchile 9Euchile 7Al final de la floración las flores toman un fuerte tono anaranjado. Y luego –  simplemente se caen.
euchile 10
A mediados de agosto, cuando ya parecía que no iba a crecer, emerge un pequeño brote que formará el nuevo bulbo. 

 

ε

Encyclia diurna

Encyclia diurnaencyclia diurna resi

Las flores de  Encyclia diurna son pequeñas, alcanzan los 4 x 4 cm, con un olor muy agradable a miel, sobre todo por las mañanas. Mientras los sépalos son verdes con tinte marrón y hacen que la flor de lejos pase desapercibida, el labelo es muy vistoso. La varas alcanzan el metro de longitud, con quince a veinte flores dispuestas de forma espaciada.

La flor individual es longeva con unos 40 días antes de marchitar, de forma que la planta puede estar con una vara en flor durante mas de dos meses. Tolera estar al sol y también espacios  prolongados de sequía, aunque prefiere situaciones mas protegidas y húmedas para estar bonita. De crecimiento  denso, no ocupa mucho lugar aun siendo una planta grande.

Encyclia diurna plantaEncyclia diurnaEncyclia diurna 2014Encyclia diurna detalle del labeloEncyclia diurna vara