cubitos de conocimiento 0

Sobre parámetros, factores y sinergía – II: aire y temperatura

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es fácil olvidarse de aquellos parámetros de cultivo que, de tan comunes, los tenemos siempre a mano. Luminosidad y sol, la humedad relativa, aire y ventilación y, finalmente, la temperatura – todos estos parámetros esenciales ya están ahí, cuando empezamos nuestra afición.
Cuando no son los adecuados para las plantas que queremos cultivar, nos toca modularlos hasta hacerlos coincidir con las necesidades de las plantas – ¡que no podemos cambiar! – : es lo que llamamos cultivar.
Ya vimos en la primera parte que la luz es imprescindible: aporta el alimento principal, la energía. Luego vimos que la humedad relativa del aire hace que el circuito del agua esté en constante movimiento dentro de la misma planta.
Ahora nos toca mirar el aire – omnipresente … en principio, y la temperatura.

∗∗

3. “El aire aporta el carbono.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Sin aire no hay CO

Si bien el aire que respiramos nosotros y las plantas está formado en su mayor parte de nitrógeno, este elemento -¡esencial! – no lo adquirimos directamente del aire. En cambio, el CO₂, que solo representa el 0,04 % de la atmósfera – aunque aumentando de forma drástica – , es el que las plantas necesitan para sintetizar y formar tallos, hojas, raíces, flores, frutos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Todos los tejidos de las plantas tienen como base el carbono, y, por extensión, todos los tejidos de todo ser vivo en la tierra.
Todos – incluyendo los tejidos muertos (maderas, turbas), como los tejidos fósiles (carbón, petróleo) – se han originado a través de una célula haciendo fotosíntesis:

6 partes de CO₂ + 6 partes de agua se convierten con la energía solar en una molécula de azúcar y 6 partes de oxígeno. 

Y todo esto con sólo 0,04% de CO₂ en la atmósfera (cuando yo iba al colegio, aun era un 0,033%). Resulta obvio, que las plantas tienen que estar muy bien ‘bañadas en aire’ para hacerse con una parte de esa traza de 0,04% de CO₂ y fijarlo! Detrás de una ventana cerrada, en una habitación poco ventilada, o en uno de los ‘mini-invernaderos’ el CO₂ disponible rápidamente es insuficiente.

Rüsseltiger

Un ventilador – puede ser un ventilador de PC – puede resolvernos un problema de aire estanco en un sitio cerrado, pero nada mejor que poder cultivar nuestras plantas al aire libre, por lo menos durante una parte del año. Es tanto más esencial el buen flujo de aire fresco cuando las plantas están en fase de crecimiento.

El aire en movimiento no sólo aporta el CO₂ tan esencial, además se lleva el agua transpirada (baja la HR), ayuda a la evaporación (baja la tº) y evita quemaduras.  Una buena ventilación prevé infecciones fúngicas y junto a la amplitud térmica propicia tejidos resistentes y sanos (muy visible en aquellas plantas que forman una cutícula cerosa).
Cuanto más cerrado sea nuestro entorno de cultivo (terrarios, vitrinas, etc.) más atención deberemos prestar a este parámetro

Recuerda:
Para un buen crecimiento de nuestra orquídea es esencial que esté perfectamente ventilada las 24 horas del día.

∗∗

4. “La temperatura regula la velocidad del metabolismo de las plantas.”

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

continuará …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s