Siglo y medio de historia

sedenii 1

James Herbert Veitch: Hortus Veitchii, 1906.

Faltan siete años.  En 2022 se cumplirá el 150 aniversario de la primera floración documentada de Phragmipedium Sedenii, un híbrido entre dos especies colombianas de Phragmipedium. El cruce entre Phragmipedium longifolium y Phragmipedium schlimii se realizó en Inglaterra, en el departamento de hibridaciones de la famosa jardinería Veitch. Aunque llamar ‘jardinería’ a esta empresa es quedarse corto en todos los sentidos; hablar de Messrs. James Veitch & Sons Nurseries es hablar de botánica con mayúsculas.

Phragmipedium Sedenii 'Carlos' 1

John Seden fue el jardinero que realizó este cruce y en su honor recibió el nombre este híbrido. Fue el primer cruce de orquídeas hecho por John Seden que llegó a florecer, y el segundo jamás realizado dentro del género PhragmipediumPhragmipedium Sedenii es una planta vigorosa, grande, con una vistosa floración, bastante variable en su color; var. candidulum fue el nombre dado a la variante clara, casi blanca; y var. porphyreum fue el nombre para aquellas otras de tonos púrpura. Se otorgaron muchos más nombres, pero actualmente todos estos nombres son considerados sinónimos de Phragmipedium Sedenii.

Phragmipedium Sedenii 'Carlos'

Hace siete días fue mi cumpleaños, y entre los regalos se encontraba una planta de Phragmipedium Sedenii, clandestinamente ‘organizada’ por algunos amigos y amigas del foro de orquídeas, que con alegría y a la vista de todos consiguieron guardar el secreto y dar la gran sorpresa del día. Que una planta con un origen tan distante  – siglo y medio se dice pronto – llegue a nuestros días y a nuestros cuidados es poco común. Muchos de los primeros cruces han sido reemplazados por otros posteriores de más vigor y más colorido, hasta llegar a los híbridos complejos de nuestros días. Que un cruce primario se rehaga – ¡durante ciento cincuenta años! – y que siga siendo atractivo a nuestros ojos e incluso mejor que los cruces que a su vez se hayan podido realizar con el, demuestra una cualidad especial.  Demuestra que ha sido capaz de competir y defender su lugar frente a la vorágine de híbridos, cada vez mas modernos, producidos de año en año para un mercado de plantas y flores que poco tiene en común con aquel de la era victoriana.

Phrgamipedium Sedenii 'Carlos'

Cuando se realizó el cruce, Phragmipedium schlimii era el único zapato de venus sudamericano conocido de color rosado. Y aunque todas las especies tienen flores vistosas, sus flores de tonos terrosos, verdes y pardos mayoritariamente, apenas atraen el interés del gran público. Aumentar el tamaño de la flor y profundizar el color  rosado y rojo cereza  de su ancestro fue uno  de los  atractivos de Phrag. Sedenii y de dos de sus descendientes: Phrag. Calurum (x longifolium) y Phrag. Cardinale (x schlimii). Aun así nuestra planta y todo el género paulatinamente fue cayendo en el olvido, en un sueño de bella durmiente, que duraría casi cien años.

Fue en 1981 cuando llegó el  beso del príncipe: en Perú se descubrió una nueva especie, que no solo fue una sensación en el mundo científico, sino que logró despertar nuevamente el interés de los horticultores por todo el género Phragmipedium. El atractivo color naranja de la recién descubierta Phragmipedium besseae, el tamaño manejable de la planta y su facilidad de cultivo llevaron a una verdadera explosión de nuevos cruces que cumplieron con creces la expectativa puesta en – ¡por fin! – un color nuevo en la paleta de las hibridaciones. Y la nueva especie no vino sola; trajo con ella una variante netamente amarilla y con Phragmipedium dalessandroi una especie/variedad de flores naranjas en varas ramificadas.
El reavivado interés por los Phragmipedium a su vez alentó las esperanzas de encontrar otras especies nuevas y efectivamente,  en los siguientes años se descubriría una especie nueva cada pocos meses.  Y lo mas espectacular estaba por venir: el descubrimiento de Phragmipedium kovachi (2002), andina, peruana,  con una enorme y majestuosa flor de un color nuevo y nunca antes visto en el género …

A Phragmipedium Sedenii le han salido poderosos rivales.
De momento, los híbridos primarios con Phragmipedium kovachi no han conseguido desbancar a nuestra protagonista, que sigue ganando en vigor y facilidad de cultivo, número de flores por vara y por su flor grande, armoniosa y de colores limpios.  Es mas, el nuevo interés en el género también ha repercutido favorablemente en la disponibilidad de Phragmipedium Sedenii en los viveros especializados, siendo sensiblemente mas económica que las especies besseaekovachi y sus respectivos híbridos, que alcanzan precios prohibitivos para la mayoría de aficionados – como en aquellos tiempos de John Seden.

(Veréis que las fotos no se corresponden precisamente con la calidad de las flores que constantemente menciono en el texto… la naturaleza hace lo que quiere y obviamente esta vara está tocada y me está regalando pequeños patitos feos. Iré editando con las próximas floraciones.)

Anuncios

Un comentario en “Siglo y medio de historia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s