Springtime

spicy lemon beetroot chutney 1
550 g limones (piel y filetes) sin partes blancas ni pipas 400 g remolacha (hervida en su piel) 300 g cebolla tierna/cebolleta blanca 500 g azúcar 250 ml agua 250 ml vinagre de manzana 5 dientes de ajo 5 clavos de especias 3 granos de pimienta de jamaica y 10 cápsulas de cardamomo un trozo de canela en rama 10 g macis (‘flor’ de nuez moscada) 10 g comino en polvo (en defecto Garam Masala) dos cucharas soperas de pasta de rábano picante blanco una cuchara de café de pimentón picante una cuchara de café de pectina de manzana.
spicy lemon beetroot chutney 2
Hervir las remolachas, sin dañar la piel para no desangrarlas, dejar unos dos cm de los tallos de las hojas. Cuando estén hechas, escurrir y dejar enfriar. Pelar los limones. Necesitamos la piel amarilla, pero descartaremos las partes blancas (estas se usan para hacer mermeladas amargas). Fileteamos los limones, descartamos las pipas y demás restos. Un kilo de limones de cáscara gorda suele dar algo mas de 550g de limones fileteados y piel amarilla. Se agrega el agua y la canela y se calienta hasta la ebullición, cocinar a fuego lento hasta que la piel amarilla esté blanda.

Consejo: Ya que usaremos la parte exterior de la piel del limón, los limones ¡deben de estar libres de productos fitosanitarios y de ceras! ¡Las mallas de limones de los supermercados no nos sirven, mejor comprar en mercadillos rurales o en tiendas de productos ecológicos!
spicy lemon beetroot chutney 3
Mientras los limones van ablandándose y las remolachas se enfrían, cortaremos la cebolla en medias rodajas muy finas. El ajo lo picaremos finamente. Luego pasaremos las especies que no vengan molidas a un mortero con un poco de azúcar y las molemos. Descartamos las vainas de los cardamomos y cuando no queden grumos añadimos las especies al caldero de los limones. Cuando la piel amarilla de los limones esté blanda – como para deshacerla con el lado de un tenedor – añadiremos las cebollas y los ajos, el vinagre y las especias que nos falten aun por añadir y a fuego lento dejamos que reduzca una media hora mas.
spicy lemon beetroot chutney 4
Es ahora cuando añadimos el azúcar. Removemos bien hasta que se disuelva completamente. Consejo: Si añadimos el azúcar antes de tiempo, algunos ingredientes se volverán duros y molestos al comer. Por eso solo añadimos el azúcar al final, cuando todos los ingredientes están blandos y hechos. ¡No queremos tropezones de ajo en el chutney! Pelamos las remolachas y luego cortamos haciendo cuartos. Los cuartos los cortamos en rodajas muy finas. Cuando el chutney va tomando consistencia a medida que va espesando, añadimos la remolacha y mezclamos bien, para que no queden pegadas las rodajas entre si. Añadimos el picante: pimentón picante, pasta de rábano blanco picante. Al final, podemos – ¡es opcional! – añadir la pectina para espesar aun mas la masa del chutney.
spicy lemon beetroot chutney 5
Pocas hortalizas de la región se pueden comparar en intensidad de color con la remolacha. En el momento de mezclar la remolacha a la cocción de limón y especias, el nuevo color es realmente espectacular. Advertencia: ¡Es aconsejable no llevar prendas blancas el día que se haga este chutney de limones y remolacha! Mientras está reduciendo a fuego lento nuestro chutney, hemos pasado frascos de vidrio, con su tapas por separado,  a un caldero grande, con agua suficiente para cubrir los frascos y puesto a hervir unos 15 a 20 minutos. Sacamos los frascos del agua – por ejemplo con el mango de una cuchara de madera – y los colocamos boca abajo sobre una toalla limpia. Enseguida podemos llenarlos con chutney, limpiamos el borde del frasco con un trozo del rollo de papel de cocina y cerramos con su tapa. Cuando todos los frascos estén llenos y cerrados, los limpiamos por fuera y controlamos que estén perfectamente cerrados. Los dejamos enfríar.
spicy lemon beetroot chutney 6
Una vez fríos, los tarros de chutney de limón y remolacha pueden pasar al frigorífico. Quien prefiera almacenarlos en una alacena o despensa, debería pasterizar los botes rellenos con su tapa sumergidos en agua hirviendo por unos 20 minutos … yo nunca lo hago, pues no suelen envejecer mucho en casa del gran glotón! Eso si: al ser una conserva, siempre hay que vigilar que a la hora de abrir el tarro, este se encuentre perfectamente cerrado previamente – se oirá un característico ¡ploc! de la tapa al abrir por primera vez. Comprobar el buen aroma y la perfecta consistencia y que no haya el menor indicio de moho o decoloración. Tarros con el contenido en mal estado se descartan sin excepción que valga. Una vez abierto debe consumirse a los pocos días, guardando en el refrigerador. Es muy útil usar una pegatina con la fecha del embotado.
chutney 7: timbal de arroz integral
Timbal de arroz integral con chutney de remolacha y limón, acompañado por una ensalada fresca de berros y brotes de mungo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s