Trasplante de una gran terrestre

Cymbidium noid 'Gay Lemon Chantilly'

Puntualmente cada año en febrero florece este Cymbidium noid ‘Gay Lemon Chantilly’.  Con solo una vara este año,  pero eso si, las ocho flores enormes, de mas de 12 cm, y un ligero olor, que no soy capaz de definir. Ha estado tres meses en flor, con las flores impolutas hasta que de un día para otro empezaron a marchitar y caerse. Para incrementar la floración en el futuro y lograr dos varas por bulbo nuevo, este año toca trasplante. Será un trabajo con serrucho.

Cybidium Gay lemon chantilly 2

Ya es tiempo para el trasplante. A las grandes terrestres como este Cymbidium les gusta estar en macetas justas de tamaño, no resienten nada estar con poco espacio, al contrario. Sin embargo, llega el punto en el que el cepellón se vuelve tan denso que, o rompe la maceta (de barro) o encuentra salidas a través de rajas laterales (en el plástico) convirtiendo el trasplante difícil de por si en un acto de premeditada violencia.
Aun hay pocas raíces que sobresalen del fondo de esta maceta, de forma que opto por cortarlas esperando que sea suficiente para poder jalar la planta fuera de la maceta con todo su cepellón. No es que quiera preservar la maceta – pero si quiero evitar cortar mas raíces, algo que inevitablemente sucedería al cortar la maceta por un lateral.

trsplante gran terrestre 3

Hemos tenido suerte. Con algunos golpecitos el cepellón ha cedido y ha salido de su maceta. Esta es una de las ventajas de la maceta de plástico: las raíces de las grandes terrestres no se adhieren con tanta fuerza como en una maceta de arcilla. Aunque los Cymbidium, si pudieran elegir, elegirían sin duda la maceta de barro; porosa, transpirable y mas fría aunque esté al sol, que es como le gusta a las grandes terrestres tener sus raíces – ventiladas y frías.
Viendo el cepellón queda claro que es imposible retirar sustrato viejo sin cortar por las las raíces. Como no hay ni una raíz muerta o enferma, no hay razón por querer sacar un poco de sustrato viejo del centro.
Esta planta ¡este año se ha salvado del serrucho!

grandes terrestres 4

Aunque no cortemos el cepellón, sí hay que limpiar toda la planta y controlar que no tenga lapas, una plaga lamentablemente común en los Cymbidium. Estas suelen estar bien escondidas, protegidas por las bases de las hojas que protegen al bulbo y a la plaga por igual. Cada seudobulbo tiene por lo general alrededor de 10 hojas, cuyas bases secas envainan a los bulbos antiguos mientras que las bases verdes protegen a los bulbos recientes con hojas y a los brotes. En una planta libre de plagas no es necesario quitar estas vainas secas. Hay quien opta por principio por ‘pelar’ cada bulbo y hay quien prefiere la protección que puedan dar las bases de las hojas.

gran terrestre traspl 5

Como muchas de las plantas criadas en exteriores, esta sí tiene una leve infestación con lapas.

grandes terrestres trsplante 6

De forma que tan solo queda la opción A: quitar las vainas y limpiar bulbo por bulbo, hoja por hoja. Las vainas se ‘pelan’ en zig-zag, de abajo hacia arriba; si se resisten, primero se dividen por arriba, y luego se arrancan. Arrancar suavemente, eso si: en cada inserción de la hoja con el bulbo hay dos o más yemas. Las superiores casi nunca se ven ni van a brotan. Las inferiores si pueden brotar y en los bulbos añeros y en los brotes nuevos estas son los primordios de las varas florales de este y del próximo año.

grandes terrestres traspl 7

Al eliminar las bases de las hojas se aprecia mejor el grado de infestación. En esta planta, los bulbos antiguos están completamente limpios, mientras que los nuevos tienen lapas. El remedio es fácil.

grandes terrestres traspl 8

A limpiar:   un cuenco con agua y detergente,  un cepillo (incluso un cepillo de dientes), paciencia y cuidado. Al cepillar hay que prestar especial atención a los brotes incipientes, que son MUY quebradizos. Y a las yemas: si por alguna razón la planta enferma o pierde su brote líder, estas son la garantía de supervivencia de la planta.
Como los bulbos están limpios de restos secos, es fácil escobillar. Pero hay que que prestar atención a las hojas verdes – a veces no queda mas remedio que limpiar incluso debajo de las partes verdes, que nunca vamos a arrancar, con la ayuda de un palito (brocheta de madera).
grandes terrestres traspl 9

Una vez limpia toda la planta queda elegir la maceta nueva, que será un poco mayor que la anterior, dejando sitio para tres o cuatro temporadas y sus bulbos. Con un sustrato para terrestres – el sustrato habitual para ‘orquídeas’ de las grandes superficies lamentablemente tan solo es bueno para las grandes terrestres, para las epífitas contiene demasiada turba – se rellena la nueva maceta, dejando un borde para regar; un primer riego que se dará al pasar dos o tres semanas, cuando cualquier riesgo de putrefacción en las raíces haya pasado.

grandes terrestres 10

Varias fotos se han quedado ‘en el tintero’ – un tercer brote inadvertido anteriormente,  y el nuevo emplazamiento del Cymbidium en la entrada a la casa, muchas mas fotos de los bulbos… – pero: la oncena de fotos de esta entrada ya está completa. Ya quedará mas que contar y material de sobra para una entrada nueva y una nueva floración en ¿febrero del próximo año?

Τ

Anuncios

Un pensamiento en “Trasplante de una gran terrestre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s